jueves, 27 de abril de 2017

El enigma de los "culoduro"


Saludos, comandantes!
Antes de empezar con esta entrada completamente fuera de toda norma (si es que la hay o alguna vez la ha habido) de este blog me gustaría pedir disculpas a todo aquel que se pueda sentir ofendido por lo que voy a decir a continuación. No es tal mi intención. Será mucho suponer por mi parte que el que lee estas chorradas que escribo es un ser adulto, con gran capacidad de autocrítica, que tras leer esto se planteará una pregunta: ¿Soy un culoduro?

Recabando datos

El caso es que llevo años oyendo esta expresión, siempre con un tono peyorativo, y nunca me había atrevido a preguntar acerca de su significado. Ayer, unos colegas de mi club de juegos, me dieron un par de definiciones algo sesgadas que no terminaron de convencerme, aunque me encarrilaron en una vía de investigación de lo más interesante. Ello me llevó a internet, esa gran biblioteca del des(conocimiento), y allí consulté al oráculo Google acerca de un término: "Culoduro". Pues bien, de los diez resultados obtenidos de ellos estaban relacionados con... Warhammer!!!! Sorprendente, sobre todo porque mis colegas, en sus explicaciones, aludieron al mismo juego. ¿Casualidad? Causalidad, más bien. El segundo resultado hacía alusión a Cristina Pedroche y sus atributos, lo cual suscitó una pregunta en mi cabecita inquieta: ¿jugará Cristina a Warhammer? No tiene pinta. En fin, los resultados restantes aludían a un hastag de Twitter, una página de Facebook, una de dietética y otra de frikis del running.


Con los datos estadísticos recabados hasta el momento deduzco que el término "culoduro" está curiosamente relacionado con Warhammer. En fin, me imagino que esto se puede trasladar a otros tantos juegos, por supuesto, pero el dato es curioso. Bien, el caso es que aun así sigo sin saber a ciencia cierta cuál es el verdadero significado de "culoduro", y empiezo a ponerme nervioso...


Primeras conclusiones

Vuelvo una vez más a la conversación con mis colegas y leo y vuelvo a leer. La conclusión a la que llego una y otra vez es que aquel que llama "culoduro" a los demás o bien es el más "culoduro" de todos, o bien es un pésimo jugador que mucho más allá de darse cuenta de su incompetencia (no todos valemos para  jugar a ciertos juegos, eso lo sé muy bien por pura experiencia) arremete contra el rival (normalmente un colega) alegando que es un culoduro porque exprime las reglas para ganar. Vaya, eso sí que me deja muerto. No sé, es como decirle a Rafa Nadal que deje de jugar tan bien al tenis y no apure tanto la bola en los límites de la pista porque si no no le vas a ganar nunca. Bueno, supongo que eso tendrá sentido para algunos pero para mí es algo lamentable. Si resulta que tu amigo, ese "culoduro" tan cabrón, saca el máximo partido a la táctica que le permiten usar las reglas de un juego y eso te molesta pues, no sé, creo que deberías dejar de jugar a ese juego en lugar de encasillar a tu colega.

Los "Culoduro" no existen, son los padres

Hasta aquí creo que he despejado la gran incógnita. Sin embargo, entiendo que la gente no lo vea como yo lo veo, de modo que aportaré mi experiencia personal. Como muchos bien saben, soy una persona con un perfil de jugador que no hace ascos a casi nada. Lo mismo me da un juego cooperativo como uno competitivo, con una temática histórica o fantástica, eurogame o ameritrash, filler o uno de esos que dejas puesto el tiempo que haga falta... De hecho, mis juegos favoritos suelen ser cooperativos, dato importante por lo que estoy a punto de decir. Pues bien, resulta que al hablar recientemente con amiguetes respecto a juegos como Runewars o Star Wars Armada, dejé bien claro que si juego a esos juegos me gusta ganar, mucho más que si juego a otros juegos. "Anda, ¿y eso?", se preguntan algunos. Pues es muy sencillo, porque si sales a jugar un partido de futbol lo haces por dos cosas: para divertirte (obviamente) y para ganar (esto a algunos no les parece tan obvio). Perder no siempre es frustrante, desde luego, pero generalmente sí lo es, sobre todo en juegos puramente competitivos, donde no cuentas una historia ni recreas nada concreto. Joder, simplemente hemos tirado de puntos para montar una batalla sin contexto ni ná de ná. Es como esa escena de En Busca del Arca Perdida en la que Marion y el nepalí gordaco aquel se hinchan a chupitos. ¿Les gusta beber? Por supuesto. ¿Lo hacen para ganar pasta? De eso se trata. Ahora coge tú y levanta al gordaco con un coma etílico como un bizcocho de grande y dile que no pasa nada, que lo importante es divertirse.

Tras todo este rollo llego a la conclusión de que los "culoduro" no existen, solamente existen tíos con mal perder (o incluso mal ganar) que se dedican a llamar "culoduro" a los demás. Son, por lo general jugadores habilidosos cuya estrategia y ego han ido a chocar con alguien más brillante y, por lo tanto, usuarios de artes ladinas y triquiñuelas.

Fin

Pues ya está, esto es todo. Simplemente una reflexión que me apetecía dejar aquí por si acaso a alguien le hace gracia o le da que pensar. Antes de despedirme me gustaría aportar un consejillo a aquel que lo acepte: Señores, jugamos para divertirnos, compitamos o cooperemos. El caso es que si perdemos eso no significa nada, solo eso, que hemos perdido. No hace falta culpar a nadie por ello. Si hubiera que buscar alguno ese no sería otro que uno mismo o el juego y su "mala mecánica" o las "lagunas en su reglamento". La solución: si el problema eres tú mismo, no dejes de intentarlo. Si crees que el problema es el juego, a otra cosa mariposa. Pero NUNCA, NUNCA, NUNCA culpes a tu rival de tu derrota. A fin de cuentas de eso se trata.

Ya si eso otro día hablamos de Cristina Pedroche...

No hay comentarios:

Publicar un comentario