martes, 7 de marzo de 2017

JUEGOS LLENOS DE MISTERIO


Saludos, comandantes!
Que soy un apasionado de la temática de terror y misterio es un hecho constatado. En el mundillo de los juegos de mesa tenemos muchos títulos de estos géneros a nuestro alcance, aunque algunos, eso sí, solamente están disponibles en su versión e idioma original. Hoy quería comentar dos juegos que ocupan un hueco especial en mi pequeña ludoteca. Se trata de Mysterium, un juego cooperativo al que todo el mundo relaciona inevitablemente con Dixit y Cluedo, y el Sherlock Holmes: Detective Asesor, un clásico re-editado hace un par de añitos.


Bienvenidos a la mansión embrujada.

Empezaré hablando de Mysterium. La edición actual, la más reciente, nos llega de la mano de la editorial Libellud. El juego tiene un aspecto muy atractivo, con componentes muy bien diseñados y unas ilustraciones en sus cartas realmente chulas. De por sí esto hace que el juego ya merezca la pena ojearlo. Pero es que además la temática es muy divertida. Uno de los jugadores toma el papel del espíritu de un difunto que trata de comunicarse con un grupo de mediums (el resto de jugadores) mediante una serie de visiones para desvelar las incógnitas acerca de su asesinato. Así pues, los jugadores deberán emplear su imaginación y sus dotes deductivas para interpretar las visiones que el espíritu infunde en sus mentes y así dar con la identidad del asesino, la estancia de la mansión donde se cometió el crimen y el arma empleada. Aquí es cuando nos acordamos del Cluedo. Pero, ¿cómo se las ingenia el espíritu para infundir las visiones en los jugadores? Pues muy simple, mediante el uso de unas cartas con unas ilustraciones con un toque bastante onírico al más puro estilo Dixit. Esas cartas contienen elementos que los jugadores deberán relacionar con los sospechosos y las diferentes estancias de la casa y objetos con los que se pudo haber cometido el crimen. Eso sí, todo esto es una carrera contrarreloj, de modo que los jugadores no deberán dormirse en los laureles o de lo contrario el crimen no quedará esclarecido.

Mysterium es un juego muy orientado a reunir a un grupo de amigos y pasar una hora muy entretenida dándole a la sesera y teniendo mucha empatía. Destaco el detalle del enlace a la web de la editorial incluido en el reglamento para descargar la banda sonora del juego para dar algo de ambientación a las partidas.


Elemental, querido amigo.

Después de hablar con un espíritu atrapado en los muros de una misteriosa mansión nos trasladamos al Londres victoriano, en concreto al 221b de la calle Baker. En efecto, caballeros, estamos en la puerta del domicilio del más famoso detective de todos los tiempos, el mismísimo Sherlock Holmes. En Sherlock Holmes: Detective Asesor tomaremos el rol de uno de los Irregulares de Baker Street, un grupo de colaboradores de Holmes en la investigación de sus casos. El maestro de la deducción nos propondrá un caso y deberemos resolverlo y tratar de superar las dotes deductivas de Holmes. El juego es una absoluta preciosidad en lo que a sus componente se refiere. Con la ayuda de un mapa de Londres, un periódico, un libro de casos y otro de direcciones deberemos seguir las pistas correctas e ir reuniendo datos para, finalmente, enfrentarnos a una serie de preguntas a las que deberemos dar la respuesta correcta. Eso nos dará una puntuación a la que deberemos sumar o restar puntos dependiendo de la cantidad de pistas que hayamos usado. Por último compararemos nuestra puntuación con la de Holmes y eso nos dirá qué tal lo hemos hecho. El maestro tiene grandes esperanzas en sus acólitos.

El juego, pese a que es uno de esos que juegas una vez cada caso y ya está, es realmente divertido. Es como estar dentro de un relato detectivesco y uno llega a meterse realmente en el papel. Además, el juego básico viene con unos cuantos casos y las expansiones añaden nuevos casos, de manera que hay juego para rato.

Conclusión.

Tanto Mysterium como Sherlock Holmes: Detective Asesor me parecen dos juegos muy entretenidos, esenciales para los amantes del misterio. Son muy sencillos de jugar y apenas precisan preparación o explicación. Perfectos para pasar una velada con amigos o incluso, en el caso de Sherlock Holmes, afrontar una partida en solitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario