martes, 24 de febrero de 2015

FIRESTORM ARMADA: RETURN OF THE OVERSEERS


Saludos, comandantes!
Llevaba meses esperando que llegara el momento, y ayer, por fin, conseguí hacerme con este pedazo de starter. Antes de hablar acerca de su contenido y todas esas cosas realmente relevantes permitidme que os comente un detalle acerca de cómo descubrí yo este juego. Fue en una partida de demostración de Dystopian Wars. En un principio me atrajo el aspecto de sus miniaturas, aunque el juego me comentaron que era algo plano, que se quedaba corto con respecto a su hermano de temática steampunk. Eso me dejó un poco roto, ya que me atraía bastante. Nunca había probado el sistema de los juegos de Spartan Games y tampoco había jugado juegos de batalla espaciales con flotas de naves y la vedad es que tenía muchas ganas. Bien, pues fue a finales de 2014 cuando decidí echar un vistazo al reglamento que, tan acertadamente, Spartan Games había colgado en su web. Algún día soltaré mi tesis acerca de lo infinitamente positivo que resulta esta técnica de colgar material gratuito para vender un juego. Pero esa es otra historia que debe ser contada en otra ocasión...

Bien, pues cual fue mi sorpresa al descubrir un reglamento directo, con mucho grano y la paja justa, ameno y muy, muy, muy atractivo en lo que a ganas de jugar se dice. Tras leer los primeros capítulos decidí que debía hacerme con él, y aquí estoy.

Ahora que os he soltado el rollo iré al tema. ¿Qué es FIRESTORM ARMADA? Pues no es otra cosa que un juego de miniaturas basado en batallas espaciales entre flotas de diferentes facciones. El trasfondo es simplote, aunque para mí eso es casi más una ventaja que un defecto porque así le puedo meter mano todo lo que quiera y un poco más. Básicamente hay dos facciones, la Liga Zenian (los "malos") y la Alianza Kurak (los "buenos"). Cada facción tiene sus propios ejércitos/razas/culturas. Así, la Liga Zenian la forman la Federación Dindrenzi, El Directorado y los alienígenas aránidos Relthoza; mientras que la Alianza Kurak la integran los humanos Terran, los alienígenas Aquan y los reptilianos del Colectivo Soryllian. Cada ejército tiene a su vez aliados más allegados que les pueden prestar apoyo en momentos cruciales.

El conflicto entre las dos facciones se extiende por todo el Universo, aunque tiene su mayor frente en una región del espacio llamada Storm Zone. Ahí es donde trascurre la línea argumental central, por decirlo de alguna manera.



En cuanto al contenido del starter, aquí nos encontramos con dos flotas de inicio bastante interesantes. Una es de Aquan y otra del Directorado. Ambas están más o menos equilibradas. Además, viene una miniatura de un portal dimensional enorme y una sonda espacial que lo acompaña. Estos dos modelos son exclusivos del starter y tienen un papel crucial en la mini campaña que incluye la caja. Dicha mini campaña está construida a base de escenarios en los cuales se irá aprendiendo a jugar desde los principios más básicos hasta el uso del reglamento completo. Esto es algo que yo valoro enormemente, ya que yuda a meterse de lleno en el juego.

Además, la caja incluye reglamento, varias plantillas y marcadores, un buen número de dados y dos juegos de mazos de cartas de Tácticas. A mí los juegos que emplean cartas de este tipo me encantan, jejejeje.

En cuanto a la mecánica del juego, aunque ya hablaré en otra publicación de ello, diré que usa los mismos principios que el resto de juegos de Spartan Games (tiradas "exploiding" donde los 6 representan dos aciertos y en ocasiones repites hasta que dejas de sacar 6). Hay reglas opcionales para jugar con escenografía en movimiento (asteroides dando vueltas por la mesa, por ejemplo), las naves tienen un montón de opciones de mejora, etc. El reglamento incluye seis escenarios estandar de diferentes tipos y con diferentes condiciones de victoria y un pequeño compendio con las tablas de perfiles de cada nave de los ejércitos principales del juego.

En general puedo decir que mi primera impresión es buenísima y que ardo en deseos de ponerme al mano de mi flota. Ya os iré contando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario