viernes, 4 de septiembre de 2015

DE VIAJE POR LA TIERRA MEDIA


Saludos, comandantes!
Desde hacía tiempo quería meterme en un LCG que me llamaba mucho la atención. Se trata del juego de cartas de El Señor de los Anillos. Recientemente nuestro compañero Miki nos soltó el cebo a Nacho y a mí y ambos picamos como lubinas hambrientas. Tras probar el juego en solitario enfrentándome a los diferentes escenarios de la caja básica y tras probar sus cuatro esferas de influencia creo que estoy en disposición de hacer una breve reseña. Eso sí, me dejo lo mejor para el final.

En primer lugar diré que El Señor de los Anillos es un LCG con bastante andadura a día de hoy. Esto quiere decir que hay nuestra disposición un huevo de expansiones para ampliar nuestra colección, complementar nuestros mazos y añadir misiones nuevas para jugar. Esto puede echar para atrás a alguien que desee iniciarse, pero he de decir que esto no debe asustar a nadie, más bien todo lo contrario. Si el juego te gusta tras probar la caja básica tienes un montón de opciones para continuar tu viaje por la Tierra Media.

Para empezar a desmigajar un poco el juego empezaré diciendo que se trata de un juegos para 1 a 4 jugadores. No sé si se podrá jugar con más jugadores, probablemente habrá quien lo haga. Con lo que viene en la caja básica pueden jugar dos jugadores, de eso no me cabe duda. La experiencia en solitario es muy buena, aunque nada comparado con jugar en compañía, eso SÍ que mola.

El objetivo de cada partida es completar la misión a la que nos enfrentamos, la cual consta de varias fases. En el juego existe un factor muy importante a tener en cuenta que es la Amenaza. Este factor irá aumentado a medida que avancemos por el juego. Es una especie de cuenta atrás, ya que si ésta llega a 50 en algún momento nuestros aventureros serán derrotados. Cada fase de una misión tiene unas condiciones para ser superada, de modo que cada misión es completamente diferente del resto. En la caja básica vienen tres misiones, una de las cuales dicen que es de las más difíciles del juego. Esa yo aún no la he completado.



El Señor de los Anillos LCG es un juego de construcción de mazos, con lo cual parte de la gracia del asunto es precisamente eso, construirnos un mazo competente. Para ello deberemos elegir combinaciones de las cuatro esferas de poder o influencia (Táctica, Espíritu, Liderazgo y Saber), o bien podemos elegir ir con una sola esfera, lo cual puede ser más o menos arriesgado, dependiendo de la misión. Como en todo hay mil opiniones al respecto, así que lo mejor es probar, probar y volver a probar.

Una vez creado el mazo elegimos nuestros héroes, los desplegamos frente a nosotros y nos disponemos a viajar por los lugares más peligrosos de la Tierra Media. Los héroes son el alma de nuestro mazo, son los que nos proporcionarán los recursos necesarios para jugar cartas, llevarán a cabo viajes y aventuras por los lugares donde viajemos y se enfrentarán a los enemigos. Para ello contarán con la inestimable ayuda de aliados, eventos y objetos que iremos jugando para poder avanzar en la misión.

El juego dispone de una inteligencia artificial en forma de mazo de encuentros que será la barrera de enemigos y adversidades a la que deberemos enfrentarnos. Aquí he de decir que este modo de juego hace que cada partida sea bastante diferente a las anteriores. Además, el mazo de encuentros puede ser bastante malvado (normalmente lo es), lo que hace de este juego un entretenimiento algo complicado (de ahí su gracia).

En cuanto a la mecánica de juego contaré lo justo. En cada ronda gastaremos recursos de los héroes para jugar cartas de nuestra mano. Luego asignaremos personajes para completar la misión, lo cual es, a mi parecer, la parte crucial del juego. Tras esto aparecerán adversidades desde el mazo de encuentros. Si lo hemos planificado todo bien avanzaremos en la misión. De lo contrario nuestra amenaza aumentará, colocándonos más cerca de la derrota. Luego decidiremos viajar o no a alguno de los lugares que haya disponibles (generados por el mazo de encuentros) y después nos enfrentaremos a los enemigos. Aquí el nivel de amenaza juega un papel importante, ya que cuanto mayor sea más probable será que los enemigos se fijen en nosotros y nos ataquen. El combate a mí me parece bastante letal, ya que primero deberemos parar los ataques enemigos y luego pegarles nosotros. Por último prepararemos las cartas agotadas y aumentaremos en un punto la amenaza y volveremos a empezar.

El juego es una delicia visual por lo bien ilustradas que están la mayoría de sus cartas. Además creo que para los amantes de la obra de Tolkien resulta muy divertido por las posibilidades que da para desarrollar aventuras en la Tierra Media tanto con personajes míticos de la saga como con personajes secundarios.

En lo que a las expansiones respecta, ahí estoy aún en mantillas. Por lo que tengo entendido cada caja o expansión deluxe va seguida de un ciclo de seis mazos de expansión con misiones que dan continuidad a las misiones de su caja correspondiente. Entre todas las expansiones van formando una gran saga. También tenemos la oportunidad de jugar las sagas de El Hobbit y La Comunidad del Anillo.

Y como decía al principio, lo mejor lo dejo para el final. Anoche, en nuestra velada de los jueves, nos juntamos ocho viciosos sin remedio para disfrutar de dos partidas de cuatro jugadores. Nuestros maestros y anfitriones en el juego nos deleitaron con mazos monoesfera construidos para internarnos en las profundidades de Moria (así, algo facilito para empezar...). Los mazos estaban construidos con cartas de diferentes expansiones, con lo que eran bastante competentes. La experiencia fue intensa y muy divertida. Aprendimos un montón y terminamos de engancharnos a este pedazo de juego. También comprobamos lo que cambia el juego metiendo más jugadores, lo cual es del todo recomendable.

Dicho todo esto, recomiendo encarecidamente El Señor de los Anillos LCG a todos los amantes de la Tierra Media y también a aquellos que quieran meterse en un juego en solitario que les proporcione horas y horas de entretenimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario