martes, 7 de julio de 2015

LA LLAMADA DE CTHULHU: UN CLÁSICO IMPERECEDERO


Saludos, comandantes!
Hay cosas por las que el tiempo pasa sin apenas hacer mella. El juego de rol La Llamada de Cthulhu es un ejemplo de ello. Este juego, uno de los más conocidos y divulgados en diferentes formatos y ediciones, conforma la base de los juegos de rol con una temática de terror, intriga e investigación. Al contrario que en otros juegos con una ambientación más fantástica, La Llamada de Cthulhu se centra, al igual que los relatos de H. P. Lovecraft en los que se inspira, en el mundo que conocemos aunque con un trasfondo repleto de gigantescos monstruos primigenios, entidades extradimensionales y habitantes de otros mundos mucho más antiguos que el nuestro. En la Llamada de Cthulhu los personajes están la mayor parte de las veces avocados al desastre y la decadencia. Tal es la impronta que el conocimiento antiguo y prohibido imprime en aquellos que no están destinados a saber de ciertas cosas. Pero antes de meternos en la temática de este juego tan veterano echemos un vistazo a si origen y sus primeros pasos en el mundo de los juegos de rol.

La primera vez que se publica el juego de rol La Llamada de Cthulhu fue en 1981. El juego fue editado por Chaosium y empleaba el sistema Basic Role Playing (BRP). En un principio el juego se ambientaba en la época de la década de 1920-30, que era la fecah en la que se desarrollaba la mayor parte de las historias creadas por H. P.Lovecraft, precursor de los Mitos (forma en que se conoce todo el universo imaginado y relatado por este autor estadounidense).

En España el juego fue publicado en 1988 por Joc Internacional. La Llamada de Cthulhu tuvo desde un principio muy buena acogida entre la comunidad de jugadores. Tuvo una prolífica edición de módulos de juegos con un montón de material adicional para el juego en modo de guías y trasfondo, así como módulos de aventuras y campañas. Algunos de esos módulos llegaron a convertirse en auténticas leyendas, como por ejemplo Las Máscaras de Nyarlathotep.

Básicamente, la temática de La Llamada de Cthulhu consiste en la lucha casi imposible de la humanidad frente a una serie de horrores cósmicos y seres más antiguos que el propio mundo que operan desde las sombras influyendo a grupos de sectarios y cultistas para recuperar un mundo que creen suyo. Por desgracia, en la mayor parte de los casos, los pobres investigadores que se enfrentan a tales poderes de otros mundos suelen acabar despedazados o locos perdidos. Tal es la fatalidad en el universo lovecraftiano.

La Llamada de Cthulhu bebe intensamente de la obra literaria de H. P. Lovecraft, un autor de horror y ciencia ficción que bien merece una entrada propia en este blog y acerca del cual no me extenderé más. Su obra siempre tiene por protagonistas a seres humanos normales y corrientes que, por el motivo que sea, se ven inmersos en una serie de hechos y acontecimientos que les hacen descubrir la existencia de tan monstruosos seres como el Gran Cthulhu. Cierto es que para disfrutar de pleno y comprender la atmósfera de La Llamada de Cthulhu es recomendable haber tenido al menos un pequeño contacto con los relatos de Lovecraft.

El juego ha pasado por siete ediciones desde que viera la luz por vez primera. Tras el cierre de Joc Internacional la editorial La Factoría de Ideas se hizo cargo de la publicación de La Llamada de Cthulhu. Además, en torno al juego original surgieron varios spin-off que trasladaban la acción a otras épocas más remotas de la Historia o que planteaban otros modos y estilos de juego. Así, por ejemplo, a principios de 2000 apareció una edición que empleaba el sistema d20. Cabe destacar también un juego publicado no hace mucho por Nosolorol con el nombre de Cultos Innombrables. En dicho juego los jugadores toman el mando de personajes del otro lado de las trincheras, es decir, de individuos que pertenecen a los cultos siniestros que tratan de propiciar el advenimiento de los dioses y las entidades primigenias. Además de todos estos sucedáneos roleros, el imaginario lovecraftiano es tan fuerte y tiene tanta presencia que ha hecho mella en muchos otros juegos de terror y de otras temáticas diferentes, los cuales han incorporado muchos de los elementos de los Mitos.

Actualmente Edge es la editorial que se encarga de la publicación de material de La Llamada de Cthulhu. La edición del juego de Edge es, a mi parecer, la más exquisita de todas, con una maquetación, un diseño y unos contenidos realmente magníficos.



Antes de terminar me gustaría recalcar que, a diferencia de otros juegos, La Llamada de Cthulhu es un  juego en el que la historia es tan puramente esencial y la atmósfera de cada partida es tan importante que el sistema de juego realmente suele ser lo menos importante. Quizá eso haga creer a muchos que se trata de un juego puramente narrativo, pero no es así. Lo que quiero decir es que para disfrutar como es debido de una sesión de La Llamada de Cthulhu no sólo es necesario una buena historia, sino que también será imprescindible crear una atmósfera acorde a la historia que queremos contar. Yo he jugado bastante a este juego, siempre en su edición más clásica, y puedo asegurar que he llegado a pasar miedo y a sobrecogerme con algunas historias. Y por último, un consejo para hacer que vuestras partidas tengan un colofón final de lo más lovecraftiano: cuando los personajes terminen la historia y se crean a salvo tras haber librado al mundo de la llegada de un horror de otra dimensión hacedles ver que lo único que han conseguido no es otra cosa que colaborar inconscientemente en sus maléficos planes. Esta es la tónica de los relatos de los Mitos en muchas ocasiones, pues como se dice en el Necronomicón:

"Que no está muerto lo que yace eternamente, 
y con los eones extraños incluso la muerte puede morir..."



No hay comentarios:

Publicar un comentario