martes, 9 de junio de 2015

BIENVENIDOS AL REINO DE LA SOMBRA



Saludos, comandantes!
Para empezar este día os traigo un juego de producción nacional publicado por Nosolorol llamado El Reino de la Sombra. Ya lleva un tiempo en circulación,  no es ninguna novedad, pero creo que merece una mención especial no sólo por la calidad de su edición sino por las novedades que incorpora que lo diferencian de otros juegos similares.

El Reino de la Sombra es un juego de fantasía medieval ambientado en el continente de Valsorth. En esta tierra castigada por a guerra hace tiempo un ser conocido como el Rey Dios sometió a sus habitantes sumiéndolos en un reino de terror. Una desesperada alianza consiguió derrotarlo pero la desconfianza y el miedo surgieron de nuevo alimentando así el poder que da la vida al malvado Rey Dios. Ahora una sombra perenne se cierne sobre Valsorth, una amenaza que sus habitantes deberán combatir para poder prevalecer.

Este pedazo de juego, todo hay que decirlo, se basa en los libro-juegos Leyenda Élfica, editados por Nosolorol, con lo que tenemos, además, una base literaria en la que apoyar las narraciones y el trasfondo de nuestras aventuras.





El sistema que emplea este juego es el de Nsd20, que no es más que una variante del conocido sistema d20 empleado por D&D. En todos los aspectos El Reino de la Sombra me recuerda a D&D e incluso podría pasar por un escenario de campaña más. Sin embargo, las incorporaciones y los cambios con respecto a éste son más que suficiente como para diferenciarlo. 

Entre dichas variantes tenemos la desaparición de los ataques de oportunidad, algo muy notable. Digamos que el juego no está diseñado para ser tan representativo como lo es D&D a la hora de apoyarse en las miniaturas para desarrollar la acción. Eso hace que la mecánica en los combates sea más fluida e intuitiva. 

Otra diferencia notable es que a la hora de sufrir daños podemos recibir heridas de gran consideración que podrían abatirnos sin necesidad de agotar todos nuestros puntos de golpe. Además, podremos elegir recibir secuelas en lugar de ciertas heridas, lo que además enriquece la evolución en la historia de nuestros personajes.

También tenemos a nuestra disposición una mecánica que nos permite fatigar a nuestros personajes para que se esfuercen en realizar ciertas acciones, consiguiendo más probabilidades de éxito. Además hay sistema de puntos de acción para resultar más efectivos en los momentos más críticos.

 Por último, en cuanto a la magia, aquí nos encontramos con unos lanzadores de conjuros tanto divinos como arcanos no tan poderosos como en otros juegos pero igualmente divertidos y elaborados. Hay una cosa que me ha recordado al primigenio juego del Señor de los Anillos de ICE, y esa no es otra que la fuente de magia empleada. Así, los conjuros arcanos emplean como fuente de su poder la Esencia mientras que los divinos extraen la energía a través de la canalización a través de los poderes divinos. Pero sed cautos y no le pidáis demasiados favores a los dioses, ya que éstos podrían dejar de interesarse por vosotros.

Por lo demás, el juego tiene su sistema de clases, dotes, etc. que le hacen tan similar a otros sistemas. Según mi punto de vista el sistema de dotes es de lo más acertado que he visto en los juegos de rol desde hace mucho tiempo, así que habría sido absurdo no incorporarlo. Hay una gran variedad de dotes a elegir.

Cabe destacar el impresionante trabajo artístico. El libro básico está repleto de ilustraciones de gran calidad salidas de las manos de Elisabet Ramírez, Borja Pintado y Breogán Álvarez.

En el libro básico encontramos varias campañas que se pueden enlazar entre sí, lo cual es un punto positivo muy a tener en cuenta como punto de partida. Además, hay disponibles ya varias expansiones que amplían la información del mundo del Reino de la Sombra y añaden material adicional. 

En conclusión, El Reino de la Sombra es un juego de corte clásico, con una ambientación bastante tradicional y unas variaciones muy atractivas. Muy recomendable para los amantes del género fantástico heroico. Para más información podéis visitar la web de Nosolorol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario