martes, 16 de junio de 2015

DUNGEON COMMAND Y ADVENTURE SYSTEM


Saludos, comandantes!
Hoy os traigo dos sistemas de juego afines al maravilloso y fantástico universo de Dungeons & Dragons. Se trata de dos sistemas independientes y compatibles al mismo tiempo. Empecemos por el Adventure System.

El Adventure System es un sistema de juego derivado de la 4ª edición de D&D que nos propone un estilo de juego dungeon crawl para 1 a 5 jugadores. Actualmente existen cuatro juegos diferentes que se pueden combinar entre sí: Wrath of Ashardalon, Legend of Drizzt, Castle Ravenloft y Temple of Elemental Evil. Cada uno tiene sus propios elementos de juego (cartas de monstruos, personajes, miniaturas, piezas de mapa, etc.) pero comparten el mismo sistema de reglas. El juego consiste en lograr que un grupo de aventureros complete los objetivos de una aventura propuesta de las incluidas en el libreto de aventuras que viene con el juego o de una misión diseñada por nosotros mismos. De este modo estamos hablando de un juego cooperativo, ya que a los monstruos los maneja el propio juego mediante una serie de acciones y de reglas de despliegue.

Cada partida comienza con el grupo de aventureros introduciéndose en la mazmorra por una de las piezas de mapa. A partir de ahí, cada jugador irá resolviendo su turno con su miniatura de héroe. Así, los héroes irán descubriendo poco a poco partes nuevas del dungeon, que se irá generando aleatoriamente a medida que vayamos robando piezas del mapa de un mazo y vayamos colocándolas sobre el dungeon que estamos explorando. Al final del turno de un héroe se activarán las criaturas, las cuales seguirán las pautas de acción indicadas en su correspondiente carta de monstruo.

En el trascurso de nuestra aventura derrotaremos monstruos, hallaremos tesoros y sufriremos toda suerte de ataques y efectos de trampas y hechizos. También ganaremos experiencia que emplearemos para subir a nuestros personajes de nivel, entre otras cosas.






Dungeon Command es el otro sistema del que hablábamos. En este caso se trata de un juego competitivo de combate entre bandas. Cada jugador construye una banda de criaturas y las lanza al combate contra la banda o las bandas de sus rivales. El jugador desempeñará el papel de líder de la banda y para ello tendrá en su poder una tarjeta donde figurarán los datos relevantes para la partida, como el estado de la moral de su banda, el liderazgo y las reglas especiales que aplicará durante la partida. El juego se desarrolla mediante turnos alternos en el que cada jugador activará cada una de las criaturas que controle en ese momento, pudiendo convocar más esbirros. En cada uno de nuestros turnos robaremos una carta de orden. Este tipo de carta nos permitirá realizar acciones especiales con nuestras criaturas, ayudándonos a completar nuestros objetivos.

Un detalle importante a tener en cuenta en Dungeon Command es el proceso de resolver las acciones. Cuando una de nuestras criaturas lleva a cabo una acción ésta puede ser respondida por el oponente, de modo que siempre existe la posibilidad de que nos contrarresten un ataque.

Cada caja de Dungeon Command incluye una banda lista para combatir con todos los componentes necesarios:  marcadores, piezas de mapa reversibles, miniaturas, tarjetas de líderes, cartas de estadísticas de criaturas, cartas de órdenes, etc. También incluye un juego de cartas de criaturas para añadir a nuestros mazos de monstruos de los juegos de Adventure System, pudiendo así combinarlos y ampliar la dificultad y la variedad de nuestras aventuras.

En general, lo que a mí más me atrae de estos dos sistemas de juego es el amplio uso que se le puede dar. Para un aficionado a los juegos de mesa son dos juegos bastante entretenidos y ligeros. Para un aficionado a D&D es mucho más, ya que absolutamente todo es aprovechable, desde las miniaturas hasta los marcadores y las piezas de mapa que nos resultarán más que útiles en nuestras aventuras.










No hay comentarios:

Publicar un comentario